Transporte de gatos

¿Cuántas veces tenemos que llevar a nuestro gato a algún sitio? ¿Vacaciones? ¿Veterinario? Son muchas más las ocasiones en las que tenemos que transportar a nuestra mascota con nosotros y existen a día de hoy múltiples opciones para hacerlo. Nos vamos de viaje gatuno!

Diferentes formas de transportar gatos

Si vas a realizar un transporte de gatos en coche o en cualquier otro medio, tenemos la solución para ti. Lo más común actualmente casi para todo tipo de mascotas es el transportin. Un elemento duradero, cómodo y fácil de transportar, debido a su poco peso y al venir con un asa incorporada. Otra opción es la jaula, que funciona como un transportin pero es más pesado y menos conveniente para mover. Lo último en transporte de gatos es la mochila y se está popularizando mucho. Poco hay que decir al respecto, es una mochila con un habitáculo y visión panorámica. Es ideal para caminar con tu gatete a la espalda.

¿Cómo viajar con mi gato en el coche?

Antes de comenzar un viaje con nuestra mascota, deberemos asegurarnos de que va a viajar totalmente protegido, ya que de su seguridad dependerá también la tuya. La normativa española prohíbe viajar con mascotas sueltas en el vehículo, penando esta infracción con 100€ y en el caso de que la mascota estuviera sentada en el colo del conductor o una situación análoga, la sanción ascendería a 200€.

Es lógico que la mascota no pueda moverse con total libertad dentro del vehículo para evitar distracciones del conductor, por lo que se recomiendan el uso de sistemas de retención que cumplan con las normativas europeas, como la ECE R17 o la DIN 75410-2.

Según el estudio de RACE sobre cómo viajar en el coche con mascotas, la mejor forma de viajar con nuestro gato en el coche es usando un transportín situado en el suelo del coche entre los asientos delanteros y traseros, colocado de forma transversal al sentido de la circulación. En caso de impacto, el transportín se deforma y nuestra mascota únicamente sufriría de heridas leves.

En ese mismo estudio desaconsejan anclar el transportín al cinturón de seguridad del coche, pues la violencia del impacto deformaría el transportador hasta romperse. Tampoco el uso de anclajes de un único punto al cinturón de seguridad, ya que los enganches de collares y arneses no suelen soportar la fuerza del golpe y pueden romperse, dañando de gravedad a la mascota y saliendo despedida contra los asientos delanteros causando daños a los ocupantes de los mismos.

 

Recuerda viajar con seguridad para ti y para tu gato!

 

Salud y gatería!