Arena para gatos

Tipos de arena para gatos

En este nuestro siglo XXI existen varios tipos de arena para gatos. Primero te voy a explicar cuáles hay y cuál es la mejor para cada circunstancia.

Nuestro gato es una animal especial, no debemos olvidar todas sus necesidades: un lugar acogedor para vivir, la comida adecuada y completa, abundante agua, una buena cama y por supuesto un “trono” para sus necesidades.

Sobre esta última necesidad, que no por ser la última debemos descuidar, podríamos escribir dos millones de líneas, ya que a pesar de no darle mucha importancia en nuestro día a día, es algo para nuestra mascota muy importante y por lo tanto, para nosotros también debería serlo.

Nuestro querido minino cuando era salvaje, antes de la domesticación por el ser humano, corría libre por los campos y bosques, haciendo de vientre en donde mejor le coincidiera. Desde que están domesticados, nuestros compañeros gatunos conviven con nosotros en nuestras casas, compartiendo nuestro espacio, razón por la cual el minino no puede ir dejándonos sus regalitos por donde se le antoje, debe hacerlo en un sitio habilitado para ello. El arenero, ese artilugio creado por los dioses gatunos.

Nuestro minino es muy exigente, por lo que deberemos mantener el arenero limpio o pasará de él. Además la elección de la arena es muy importante para su confort y el nuestro.

Para empezar diremos que, en términos amplios y para resumir, existen cuatro clases de arena para gatos (sin contar la convencional): la aglutinante, de sepiolita, de sílice o ecológica. Ambas sirven para lo mismo, pero se comportan de diferente forma, vamos a ver sus diferencias.

gato arena

Arena aglutinante vs Arena de sílice vs Arena de sepiolita vs Arena ecológica

Empecemos una a una explicando las características de cada tipo.

 

Arena aglomerante: Es una mezcla de arcillas aglomerantes de bentonita. La reconoceremos fácilmente porque es muy fina y puede producir polvo. Cuando el gato la usa se forman bolas.

 

Arena de sílice: Como su propio nombre dice está formada por silicato de sodio. La reconoceremos por su característico color azul, ojo que también las hay blancas. Sin polvo y casi sin olor. Larga duración. De las mejores sin duda.

 

Arena de sepiolita: Está compuesta por sepiolita, qué sorpresa! La sepiolita es un mineral muy pero que muy absorbente, pero tiene una pega o dos, su durabilidad y que también produce polvo.

 

Arena ecológica: su propio nombre lo dice, es ecológica, suelen estar hechas de virutas de madera o incluso de tofu. 100% naturales y biodegrables. Su precio es tal vez más elevado que el resto, no todo iban a ser ventajas!

Salud y gatería!